CEREZA DEL PASTEL

El cubano Jorge Soler no estaba en el panorama de los Bravos de Atlanta al comienzo de la campaña, la lesión del venezolano Ronald Acuña y, de la baja de Marcell Ozuna hizo que su directiva buscara un refuerzo de calidad. Además de Soler, también arribo Joc Pederson, de gran ayuda para llegar al clásico de otoño.

Atlanta batalló durante de la primera mitad con los Mets de Nueva York y los Filis de Filadelfia, que vinieron a menos después del Juego de Estrellas. Los metropolitanos se derrumbaron, mientras que Filadelfia dio más pelea y hasta la última semana tuvo oportunidad de alcanzar a los Bravos.

En la Serie Divisional su pitcheo lució enorme y en cuatro partidos echó a los Cerveceros de Milwaukee, y para la Serie de Campeonato de la Liga Nacional dio cuenta de los Dodgers de Los Ángeles en seis partidos, donde sus cañoneros sacaron la cara e hicieron ver mal a los campeones del 2020. De paso se cobraron la eliminación sufrida hace un año.

Brian Snitker en su primera aparición en Serie Mundial logró salir avante, mientras su rival Dusty Baker sumó el segundo descalabro en su carrera en la búsqueda de un campeonato.

Soler comandó la artillería de los Bravos con tres tablazos de cuatro esquinas. En total conectaron 11 tablazos de cuatro esquinas y los conectaron en los momentos precisos.

Después de ver las actuaciones del dominicano Framber Valdez y del venezolano Luis García, se engrandece más las labores tanto de abridor como de relevista del mexicano José Urquidy, que sin basarse en pitcheos rápidos controlo a la artillería rival.

Baker confió en Valdez y García, quienes se vieron pésimos en su primera salida ante Boston y después se vengaron y silenciaron su ofensiva, por desgracia, Atlanta fue muy diferente y puso en su lugar a los dos lanzadores latinos de los Astros.

Increíble, pero cierto, el jugador más valioso de la Serie de Campeonato, el cubano Yordanis Álvarez se fue 20-2, mientras Zack Greinke un pitcher que rara vez tomó un turno al bat, conectó par de indiscutibles, uno de ellos de emergente.

Houston ha perdido las dos últimas Series Mundiales en las que ha participado y en las dos ocasiones la derrota decisiva fue en el Minute Maid Park. Los enemigos de los texanos dirán que solamente fueron campeones (2017) por el robo de señales, porque en sus siguientes oportunidades se han quedado en el camino.

Atlanta tendrá un receso de felicidad, pero sus a sus rivales les espera todo lo contrario, porque perderán en la agencia libre a shortstop Carlos Correa y difícilmente hagan una buena contratación.

COLUMNAS ANTERIORES