Ajo y agua

Ajo y agua

Para algunos, el dinero sirve para comprar títulos, pero quienes realmente vivimos el futbol como una pasión o un deporte, y no como negocio, sabemos que jamás les alcanzará para conquistar la gloria.

Al inicio del Clausura 2020, muchos listillos se burlaron de los refuerzos de Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México, faltándoles al respeto a jugadores que, quizá, no cuenten con gran renombre, pero que en sólo cinco fechas disputadas han demostrado tener las amígdalas necesarias para plantarse sobre el terreno de juego y sudar una playera tan importante como la que representa a la máxima casa de estudios del país.

De manera muy sencilla, Jerónimo Rodríguez, Favio Álvarez, Johan Vásquez, Sebastián Saucedo, Alejandro Mayorga y Leonel López fueron presentados oficialmente en medio de un sinfín de críticas a la planeación del español Míchel González, quien, quiero destacar, no es un técnico improvisado, pues además de que como jugador tiene experiencia en el futbol mexicano, en el Real Madrid formó parte de la famosa Quinta del Buitre, para posteriormente ser uno de mis mejores aliados en el conjunto merengue y en el Celaya, equipo en el que coincidimos con Emilio Butragueño, y en el que, al igual que Míchel me retiré, penosamente en mi caso, ya que me habría gustado hacerlo con Pumas.

Como técnico, Míchel dirigió al Rayo Vallecano, al Real Madrid Castilla, al Getafe, al Sevilla, al Olympiacos, al Marsella y al Málaga, así que cuenta con la experiencia necesaria para conformar una plantilla capaz de regresar a los Pumas a una Liguilla después de dos torneos de ausencia.

A diferencia de otros torneos, uno de los aspectos básicos con la llegada de Míchel ha sido la planeación junto a Jesús Ramírez, así como el seguimiento anticipado a sus posibles refuerzos.

Como resultado, tanto Favio Álvarez (2), como Johan Vásquez (1) y Sebastián Saucedo (1) ya anotaron en el Clausura 2020, además de que Alejandro Mayorga lo hizo en la Copa MX.

En definitiva, el dinero sirve para dar fuerza a un proyecto, sin embargo, cuando no se tienen tantos recursos, hay que buscar soluciones, como es el caso de Pumas.

En el futbol mexicano, con mucha pena, algunos directivos siguen dejando ir los pesos por cuidar los centavos, con inversiones en jugadores extranjeros que poco aporte han dado.

Al igual que en ocasiones anteriores, aclaro, para todos esos listillos que sólo buscan tergiversar la información a su conveniencia, que no estoy en contra de la llegada de jugadores extranjeros, sin embargo, resalto la importancia de reducir sus plazas disponibles y hacer un verdadero seguimiento a posibles candidatos, en lugar de hacer compras de pánico o incluso mediante catálogo, con promotores que ofrecen jugadores que ni renombre ni calidad tienen, al menos no de forma comprobada.

Coincido con el alemán Jürgen Klopp, al frente del Liverpool, y para quien no tiene mérito ganar con los mejores jugadores del mundo, en este caso, con jugadores caros y sin compromiso.

Como muestra más clara está el caso del Manchester City, que acumula ya varios intentos fallidos en busca de la Champions League, convertida en una obsesión después de la llegada de Josep Guardiola, quien ha hecho numerosos fichajes, muchos de ellos de gran renombre, pero sin resultados positivos.

Lo mismo pasa con el París Saint Germain, que cuenta con Neymar, el fichaje más caro en la historia del futbol, con 222 millones de euros; así como Kylian Mbappé, la nueva promesa del futbol mundial.

Ni Laurent Blanc ni Unai Emery ni ahora Thomas Tuchel han logrado convertir en éxito los millones de euros provenientes de Qatar, uno de los países más ricos del mundo.

 

¡Que te lo digo yo!

 

COLUMNAS ANTERIORES
<