Ajo y agua

Ajo y agua

POR HUGO SÁNCHEZ

Bendito Dios que nos permite estar un año más en esta maravillosa vida, en la cual nos permite a todos desarrollar nuestros sueños y éstos, obviamente, son diferentes con lo que cada uno aspira a conseguir en la vida. Todo depende de la genética de nuestros padres que Dios dotó a estos padres de todo lo que nos irradiaron, tanto la calidad como el talento para poder desarrollar sobre la marcha, junto con la educación que recibamos en nuestro entorno como la cultura que absorbamos, y esto nos va a permitir irnos por el camino que el destino nos está empujando.

Y no tenemos que quejarnos nadie y por supuesto no arrepentirnos, porque el destino está marcado y tenemos que estar agradecidos con lo que nos corresponde vivir en esta vida. El día de mañana, estemos donde estemos, vivamos como vivamos, sabremos valorar o arrepentirnos de lo que hicimos en esta vida.

Estamos a tiempo para que todos logremos un mejoramiento en cuanto a calidad de vida, y esto será con nuestra actitud, con nuestro comportamiento, con nuestra educación, cultura y mentalidad que nos permita contribuir con la comunidad, no solamente nacional sino mundial, para que en este planeta vivamos todos en paz y felices.

Este mensaje es un deseo que el próximo año 2019 sea de una mejora en todos los aspectos, ya que cada vez somos más y mientras más gente habitemos en el mundo, más tenemos que aprender a saber convivir para ser felices todos en cuanto a los niveles de vida que nos merezcamos. Si tú te esfuerzas, te dedicas, estudias, te capacitas junto con tus cualidades y virtudes que te tocó tener en esta vida, puedes sacarle el mayor provecho. Pero si no tienes tanto como otros, habrá que reconocer tus limitaciones y sacar provecho de tu esfuerzo y dedicación para pensar en tu bien propio, de tu gente, de tu país y de tu mundo, deseando que nuestra conciencia nos haga entender y comprender que dependiendo lo que hagamos cada año es lo que merecemos. No pienses que porque haya cambios en tu país o en el mundo, tu vida va a ser más cómoda o vivir mejor con menos esfuerzo. Al revés. Cada día que pasa, cada semana, cada mes, cada año, la vida es más valiosa e importante por lo competitiva que es, porque todos aspiran a más, pero hay que reconocer que cada uno tiene lo que merece, porque no se obtienen las cosas sin merecerlo en todos los niveles.

Ojalá este año nos sirva para que la gente con la mayor y mejor capacidad esté en los puestos más importantes, no solamente de México sino del mundo, para que se tomen las mejores decisiones y que esto conlleve a que tengamos una vida mejor, en el plano general.

EMBLEMA NACIONAL 

No se ha hecho oficial la llegada del nuevo técnico de la Selección Nacional, pero parece ser que todo indica a que será nuevamente otro director que no es mexicano. Me da tristeza pensar que nuestros dirigentes no sepan analizar que para un puesto tan importante y delicado en cuanto a nuestra susceptibilidad de sentimientos y de credibilidades, nos hagan sentir contentos y tranquilos, y que quien dirige a un emblema o un símbolo nacional no sea un mexicano. Respeto a todos los técnicos que hay en el mundo y que por su capacidad, calidad y talento pensaban llegar al futbol mexicano, eso lo entenderé, pero que vayan0 a equipos. Pero en el caso de una Selección Nacional es tocar una fibra sensible en la cual solamente debe ser permitido un director técnico mexicano. Lo he dicho una y mil veces que no es la misma responsabilidad ni mucho menos, y no se le parece en nada a ser presidente de México, porque son otros conceptos y otras situaciones, por supuesto, más trascendentales. Pero en cuanto a imagen, prestigio e identidad, el técnico de la Selección Mexicana, por lo que representa en todo lo deportivo, en este caso futbolístico, debe ser un mexicano.

Estoy convencido que si la toma de la decisión para saber quién les gustaría a los aficionados futboleros mexicanos se hiciera de manera general, no todo mundo tiene la capacidad ni el conocimiento para tomar la decisión de quién debe de ser el técnico nacional. Pero si hay una encuesta nacional solamente para los aficionados que van a los estadios y que ven la televisión y que son futboleros de sepa, y que ellos tengan derecho a votar para saber si realmente están de acuerdo si debe de ser un mexicano o no el técnico nacional, entonces sería diferente.

Una consulta ciudadana a los futboleros, no a todos, porque a quienes no van a los estadios les da lo mismo, y que si éstos votan, los del futbol, me encantaría saber si desean que el técnico nacional sea o no mexicano. Un voto significativo.

Por esto digo que antes de que se haga oficial, ojalá que los que toman las decisiones tengan una determinación que beneficie al futbol mexicano, no que les beneficie a ellos en particular de manera financiera, como ha sido casi siempre. Porque si no, habremos muchos detractores en lo cual no vamos a estar de acuerdo, porque no es el camino.

AÑO NUEVO, LIGA BUENA

Esta semana arranca nuevamente el campeonato mexicano, un tanto descafeinado, ya que no ha habido contrataciones espectaculares como acontece en otros países que piensan en grande para traer figuras mundiales para que el futbol mexicano sea más espectacular. Esto aunado a que no ha habido modificación en cuanto a la cantidad de jugadores nacionales que deberían de por lo menos ser siempre en cada partido una mayoría dentro de la cancha de cada equipo, de ser seis mexicanos dentro de la cancha y cinco extranjeros. De esta manera podríamos ir mejorando en establecer, por bien de la Selección Nacional en un futuro, que haya más jugadores mexicanos jugando dentro de la cancha y así darle material humano a nuestra Selección Nacional, en la cual deberíamos pensar en conseguir cosas importantes a nivel internacional, como ganar una Copa América y, obviamente, conquistar un Mundial. Pero esto parece que se va alargando por las malas decisiones que tenemos de nuestros dirigentes, que por cierto no están los que deberíamos de estar para tomar las mejores decisiones para conseguir los logros deportivos que realmente necesitamos y queremos merecer, pero con buenas decisiones. Si no hay esas buenas decisiones y estos buenos manejos, seguiremos en la mediocridad en la que nos hemos encontrado ya en muchos años. Y ya es hora de cambiar y de hacerlo a lo grande, y mi mentalidad es y seguirá siendo siempre ir a lo grande.

¡Que te lo digo yo!

COLUMNAS ANTERIORES
<