Gachupineando

Gachupineando

La jerarquía en el toro

Veinticinco años de “herrerismo” en la gestión de La México, la plaza capitalina fue el patio de una casa en la que el toro era el toro más aleatorio en chico, porque el Doctor Herrerías, gestionó la plaza de forma tan autoritaria como basada en el “amiguismo” con figuras del toreo. Mexicanas y españolas, derivando esto en un toro disminuido. Esta realidad, televisada al mundo año tras año, ha ayudado a esa desautorización del toreo mexicano. Pero ese “Toro de Insurgentes”, jamás fue “El Toro de México”.

La Temporada Grande que termina concluye varias cosas. Que, habiendo salido al ruedo toros de escaso trapío, la norma general ha sido la subida en dignidad y seriedad del toro. Es innegable. La mayoría de los toros lidiados incluso en los carteles de las figuras, serían impensables hace apenas cinco años. Ese cambio del toro que pretende la nueva empresa no se hace en un año, ni en dos ni en muchos. Un antes de 25 años necesita un después de unos cuantos.

Para este antes y este después, o colaboran los toreros de arriba o el cambio hacia el toro que desea la empresa y el público, será más lento. Un cambio necesario porque la meta es lograr que La México, como Madrid, sea quien ordene y ponga jerarquía lógica en el trapío del toro. Si lo consiguen, el toreo en México puede dar el giro más importante de su historia.

Nunca un cambio fue tan necesario ni nunca hubo una oportunidad tan real, no para el toreo de “La México” ni para el toro “de México” sino para la Tauromaquia.

Poner en jerarquía al toro es ordenar al toro y eso ha de hacerse desde el coso de Insurgentes. No. México ni otro país americano, puede seguir siendo el negocio puntual de un contrato de ida y vuelta para un torero.

No puede ser el lugar de una no implicación. Dejemos esa mirada escéptica y pidamos que todos se impliquen en este nuevo rumbo. Las miradas lejanas dejan al toreo en islas y penínsulas y el toreo, o tiene futuro todo junto, todos juntos, todos los países juntos, o se nos lleva la chingada.

COLUMNAS ANTERIORES
<