Salud y deporte

Salud y deporte

El brote de coronavirus en China podría afectar los preparativos y el desarrollo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 este verano. Como sabemos, el virus ha infectado a más de 40 mil personas en más de 25 países y ya son más de 900 personas fallecidas en territorio chino. Es un virus hasta hace poco desconocido para la ciencia médica que está causando una enfermedad pulmonar grave. Los síntomas de la enfermedad comienzan con fiebre, seguida de tos seca y luego después de unos días, llega la falta de aliento y los pacientes necesitan tratamiento hospitalario.

El director ejecutivo del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio, Toshiro Muto, señaló estar sumamente preocupado de que la propagación de la enfermedad infecciosa pueda desincentivar la participación de los deportistas. El Primer Ministro japonésya declaró que los Juegos continuarán según lo planeado y el 24 de julio será la inauguración. ¿Debemos preocuparnos desde hoy?

La Organización Mundial de la Salud consideró que este brote representa un riesgo muy elevado en China y un riesgo sensible a nivel regional y mundial. Y quepara evitar una mayor propagación del brote del nuevo coronavirustanto en China como a nivel mundial, se ha puesto en marcha un plan que abarca de febrero a abril de 2020, para prevenir una mayor transmisión entre personas y proteger a los trabajadores de salud. Cuando la comunidad internacional invierte en salud, la recompensa es muy grande.

Las recomendaciones habituales para no propagar la infección son el lavado de manos frecuente con jabón o utilizar gel con base de alcohol al 70%; al toser o estornudar, utilizar el estornudo de etiqueta, que consiste en cubrirse la nariz y boca con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del brazo; evitar contacto con aquellas personas que tengan síntomas de padecimientos respiratorios; comer alimentos bien cocidos; limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común en casa u oficina.

Es recomendable atender las recomendaciones de las autoridades para cuidar nuestra salud. No sabemos cuándo llegue a México. Pero es seguro que llegará. ¿Estamos preparados?

COLUMNAS ANTERIORES
<